Confines del Río Wang

Quien no ha peregrinado, ¿qué ha visto? Quien no ha visto, ¿qué ha alcanzado? Quien no ha alcanzado, ¿qué ha sabido? ¿Y qué puede llamar descanso quien no ha tenido fortuna por la mar o por la tierra? Pues, como dice Ovidio: «No merece las cosas dulces quien no ha gustado las amarguras, ni ha tenido regalado día en la patria quien no ha venido de larga ausencia a los brazos de sus amigos». (Lope de Vega, El peregrino en su patria)
Aquí dejamos tres momentos consecutivos de un viaje al pueblo de Szék, en Transilvania. Íbamos a una boda y encontramos, además, un funeral, el del abuelo de la novia, que acababa de morir. Son tres galerías de imágenes, sin más palabras. Primero, el viaje. El funeral y el entierro, nada más llegar. Y la boda, al día siguiente, con su larga fiesta hasta el amanecer. Ved un mundo que desaparece.


Nota de Pei Di: Aunque estoy seguro de que recorreréis estos tres álbumes de fotos, dejadme que destaque aquí abajo una de ellas. Son los músicos gitanos que, a solicitud expresa del difunto abuelo, tocaron durante todo su funeral y continuaron tocando, pocas horas después y casi hasta la extenuación, en la boda de su nieta. Fue el hermoso primer encuentro de Wang Wei con el absurdo mágico de esta Europa del Este.

Funerals with Gypsy musicians, Szék (Sic), Transylvania

4 comentarios:

Julia D'Onofrio dijo...

Sentimiento deplorable es la envidia, lástima que tan asiduamente lo frecuente viendo los viajes de ustedes dos!
Intentaré, al menos, contrarrestar mi culpa ejercitando el agradecimiento.
Gracias, entonces, por las fantásticas imágenes, por los lugares exquisitos (en sentido castellano y portugués) y por la cámara fotográfica "con sabia mano gobernada"

Fleur dijo...

Coincido con Julia, qué envidia y qué fotos tan hermosas. Se están convirtiendo en mi guía de viaje, cuando vaya a Europa.
Muchos saludos

Studiolum dijo...

Gracias a vosotras por unas palabras tan amables, Julia y Fleur! Nuestra intención es compartir caminos, lecturas, imágenes y lo poco que aprendemos en este mundo. Aquí nos tenéis para daros todas la información y serviros de guía cuando vengáis a Europa.

Un abrazo.

Antonio & Tamás

Fleur dijo...

Me encantó el post de Estambul, me recuerda al zoco de Marruecos del que recién ví un documental. No puedo esperar a perderme en esos pasillos y observar la curiosa mezcla entre la historia más antigua y las modas más recientes. Muchos saludos, gracias por vuestro cometario.