Día del Juicio en Viena


El catálogo y el volumen con el estudio salieron hace unas semanas, y el cartel está ya colgado en la cafetería Alt Wien, donde el público se informa mirando las paredes de los acontecimientos más recientes de la vida cultural vienesa. El autor, sentado bajo el póster, hojea su obra satisfecho –con todo motivo–. Ayer tarde, en la inauguración de la magnífica exposición Weltuntergang. Jüdisches Leben und Sterben im ersten Weltkrieg (El Día del Juicio. Vida y muerte judías en la Primera Guerra Mundial), la gran sala del Museo Judío de Viena estaba completamente abarrotada. Además de la directora del museo Danielle Spera, el comisario de exposiciones Marcus G. Patka, y el presidente del Banco Raiffeisen, patrocinador de la exposición, también intervinieron el príncipe Ulrich Habsburg-Lothringen, bisnieto del mismísimo archiduque Federico, Comandante en jefe del ejército de la Monarquía Austro-Húngara –que hace un siglo se reunió con los judíos de Podhajce– y el profesor Oliver Rathke, uno de los mayores expertos en la historia de Austria del siglo XX. Este último, en su recorrido por la historia de los judíos de la monarquía desde la edad de oro de finales del siglo XIX hasta la década de 1920, recordó que Francisco José también fue llamado «el Emperador Judío» por sus contemporáneos porque rechazó el antisemitismo y contribuyó cuanto pudo a la seguridad jurídica de sus súbditos judíos, más tarde eliminada por los estados sucesores. Así, no es casualidad que los judíos desde Austria a Galizia se encontraran entre los más fieles partidarios de la Monarquía. Su participación en la Primera Guerra Mundial como soldados fue del 10 %, muy por encima de la ratio del 4 % de la población total. Pero además colaboraron en el apoyo a la zona de influencia con la suscripción de préstamos de guerra y auxiliando a los 80.000 judíos de Galizia que huyeron del frente oriental hacia Viena.

weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1 weltuntergang1

La exposición comienza también recordando la memoria de su lealtad al gobernante y a Austria. Desde las imágenes familiares de la celebración de la Pascua bajo la imagen del Emperador y con el rabino dando la bendición de Año Nuevo a los reclutas judíos, llegamos poco a poco hasta el estallido de la guerra y la masiva leva de judíos, mientras que un mapa digital grande al fondo muestra, segundo a segundo, los cambios sucesivos de los frentes de guerra.

weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2 weltuntergang2

Aunque no relacionados específicamente con los judíos, uno de los más fascinantes temas de la Primera Guerra Mundial ahora redescubiertos, los carteles de la guerra, tienen dedicada también una pequeña habitación. La exposición selecciona casi al azar entre los miles que se produjeron durante la guerra, con una abundante selección, asimismo, de carteles de la Entente, que representan a las potencias centrales como hunos sedientos de sangre y émulos del diablo. Un pequeño rincón, bastante más deprimente, observa los anuncios de los comerciantes de prótesis y de los cirujanos plásticos de guerra.

weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3 weltuntergang3

El segundo mayor frente de guerra, el de Galizia, casi olvidado después de la década de 1920 pero que en los últimos tiempos ha recibido nuevos enfoques, afectó fundamentalmente a los judíos de la Monarquía, muchos de los cuales vivían en aquella zona. Así, la exposición dedica una sala aparte a Galicia y a los judios galizianos afectados por la guerra. Presenta su vida antes de desencadenarse el conflicto, las imágenes del teatro de la guerra, los refugiados, los affiches de las autoridades, e ilustra con muchas imágenes nuevas aquel evento sobre el que hemos escrito ya un par de veces: los comandantes en jefe de los Habsburgo visitando el frente oriental y encontrando allí a los judíos de Galizia.

weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4 weltuntergang4

Sin embargo, lo más destacado de la exposición tiene que ver con Jerusalén. No se trata de afirmar que fuera entonces, durante la guerra, el centro de gravedad de los judíos de la Monarquía, pero las investigaciones de los últimos años han descubierto aspectos muy interesantes gracias, entre otras personas, a los co-autores de los capítulos sobre Tierra Santa del catálogo y el estudio: Robert-Tarek Fischer y György Sajó –nuestro Két Sheng del Río Wang–. La presencia de las tropas austro-húngara y alemana en el frente de Gaza, en alianza con el imperio otomano, dio un sentido más amplio al título de «Rey de Jerusalén» que ostentaba Francisco José por herencia de los Habsburgo desde la cruzada del rey húngaro Andreas II. El gran número de judíos de origen galiciano –ciudadanos austríacos– que por entonces vivía en Palestina dio la bienvenida a aquellos ejércitos como auténticos compatriotas. La sala central de la exposición enriquece esta parte poco explorada de la historia con muchas contribuciones nuevas y toda una serie de objetos expuestos por primera vez para iluminar un entresijo fascinante de la Primera Guerra Mundial y sus vínculos con los judíos de la Monarquía .

weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5 weltuntergang5

Al fondo de la sala se proyecta un cortometraje donde nuestro amigo el médico Norbert Schwake, cuidador del cementerio militar alemán de Nazaret de la Primera Guerra Mundial y principal conocedor de las tumbas de los soldados alemanes y austro-húngaros en Israel, presenta los cementerios militares de la Primera Guerra Mundial en Tierra Santa. Aquí está enterrado el comandante en jefe de la división de artillería austro-húngara en Palestina, el Capitán Truszkowski, sobre cuyo ajetreado destino después de morir, con sus otras cuatro tumbas, ya hemos escrito.

weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6 weltuntergang6

El tiempo vuela mientras nos sumimos entre estos objetos de Jerusalén reviviendo las anécdotas que esconden. A las 10 de la noche los conserjes, pidiendo disculpas, comienzan a instar a los numerosos asistentes para que vayan saliendo. Apenas tenemos tiempo de echar un vistazo a las últimas tres salas donde se expone el papel de los soldados judíos en el servicio británico en Palestina, el trabajo de las mujeres judías en el interior del país y la aparición de organizaciones judías en la Viena de la posguerra, con el fortalecimiento del sionismo. Lo contaremos pronto, después de haber estudiado el catálogo y el volumen de ensayos.