Odesa, ciudad de la maravilla


Odesa, la ciudad fantasma,  fue presentada a los lectores de Río Wang mediante las fotos de Vsevolod Vlasenko. El genial Ilya Varlamov, es decir, zyalt, cuyas imágenes de la dacha incendiada de Muromtsev también hemos visto, nos descubre ahora otra más viva Odesa, caótica en un babeliano  – de Isaak Babelian – sentido, tan vívida y literalmente renacida de sus cenizas como aquella otra Odesa que conocimos en las Historias. Os recomendamos ampliar todas las fotos.

La casa Rusov, importante monumento arquitectónico de fines del s. XIX de la ciudad en la
 Sadovaya, en la cara norte de la catedral incendiada el 27 de octubre de 2009. fue el
segundo fuego desde inicios de la restauración en 2004.

Se cree que la casa fue incendiada para destruir el edificio y quedarse con el solar. El fuego llamó la atención de los odesienses de todo el mundo, y así las autoridades fueron obligadas a reaccionar,
condenando el caso como “un acto de vandalismo”.

Pasillos así no invitan a pasear.

Restos de la decoración. Ahora limpian el lugar y refuerzan las partes sobrevivientes de la fachada. El plazo exacto para la restauración nos se ha hecho público de manera legal.

En tiempos socialistas el edificio era “комуналки”, viviendas de alquiler común.

Una delicada escalera.El edificio fue construido en 1897-1900 por L. M. Chernigov por encargo del empresario, coleccionista de arte y propietario A. P. Russov. La fachada fue planeada por V. I. Shmidt.


Vista de la casa Libman.

La casa fue construida en 1887-88 sobre el solar de la prisión de la ciudad por Berngard Ernestovich
Libman, productor y vendedor de pan activo en Odesa desde 1867.
Arquitectos: E. Y. Mesner, con la colaboración de I. A. Morgulis y A. Nissa.
The names atestiguan el antiguo aire internacional de la ciudad.

La casa era famosa en toda Odesa por su panadería y confitería, su café y
sus billares. El Café Libman, equipado con la más alta tecnología de la época
(e.g. electric lights) fue popular entre los vecinos de Odesa.

Tras la revolución se compartiste en alquileres.

Ahora está en pésima condición y requiere arreglos. Vista de la Catedral del Salvador.

En Odesa, el mayor complejo turístico de la costa celebran la fiesta de la liberación dos veces
al año: en 10 de abril del ejército de ocupación alemán y rumano,
y en 1 de septiembre de los turistas.





En la playa de Arkadiya el público juega ajedrez, dominó y cartas.


– ¡Saca una foto de Sergey! Es el campeón de ajedrez de Odesa – ¿Pero no jugáis a dominó? – Sí, pero mejor escribe ajedrez. El dominó no es tan serio. De todas formas, también es el campeón de dominó.




Cerca de Odesa hay un sanatorio llamado “Kuyalnik”. Los baños de barro fueron construidos en 1892 por N. Tolvinsky, y reconstruidos entre 1927 y 1930 por F. A. Troupyansky.

Hoy el hospital parece venirse abajo. Aún podría arreglarse y convertirlo en un complejo excelente.

“Recuerda la Batalla de Kulikovo: 8 de septiembre de 1380” – En la ciudad ves inmediatamente que está habitada por gente inteligente y educada.






Los conductores de Odesa merecen especial atención. La norma local es que el coche más caro tiene preferencia. Los propietarios de coches realmente caros se consideran con derecho para aparcar en la acera, en medio de la calle o hasta circular contra dirección.


En las calles puedes encontrarte con estos viejos osos. (Emblema de la Olimpiada de Moscú, 1980)

Más tejados. La iglesia presbiteriana vista de arriba.






“La Casa de la Bruja”. A primera vista parece que la casa hubiera sido tirana abajo y solo queda la fachada. Pero en realidad el nivel inferior está aún habitado.





Restaurants buenísimos y baratos – es una de las especialidades de Odesa. Desgraciadamente los propietarios prohiben sacar fotos, así que nuestros lectores tendrán que ir personalmente a comprobarlo.