La Ciudad de los Milagros

La ciudad de los milagros ha de ser, por supuesto, española. Fue la Barcelona de la novela homónima de Eduardo Mendoza, pero también podríamos llamar así a Bilbao, Valencia, Guadalajara, Santo Domingo de la Calzada o la Ciudad de San Juan de Dios, cerca de Sevilla. O…


Recientemente contamos que delante del Centro Calvin de Budapest apareció un elefante indio ataviado de gala, con un trono por silla y un maharajá sentado en ella. Allí explicábamos el fenómeno como una especia de singularidad espacio-temporal, pero ahora hemos dado con la clave exacta. El Blog del Urbanista Húngaro acaba de informar de que este vórtice espacio-temporal lo provocó el vendaval de la fecha 11:11:11, cosa que sólo ocurre una vez cada cien años. De hecho, la lotería española de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) celebró un sorteo extraordinario ese día, y para conmemorarlo, endomingaron un elefante en el centro de Budapest.




¿Cuántas veces has dicho: algún día? Algún día voy a vivir cerca del mar. Algún día pasaré más tiempo con mis hijos. Un día de estos, conoceré nuevos mundos. Llegará el día en que leeré montañas de libros. Ese día es el 11 del 11 del 11. Porque la ONCE reparte un premio de 11.000.000 de euros, y 11 premios de 1.000.000 de euros. 11 del 11 del 11. Un sorteo único. El día que todos estábamos esperando.

Lugares de Budapest que muestra el vídeo. Desplazad el ratón por encima de los puntos para ver las fotos, o haced clic para ver el mapa de Google
Una casa victoriana típica de Londres se eleva al cielo entre los edificios gemelos del Ferrocarril Húngaro en la calle Kerepesi y sale volando por encima del Castillo de Buda. Una locomotora de vapor de cien años parte de la Estación del Este. El mísero empleado del Centro Calvin es invitado a subir a la silla-trono del maharajá en el elefante. En la Isla Margarita una montaña de libros se alza sobre la torre de agua (que justo ahora cumple cien años). A los pies de Buda, en el Puente de las Cadenas, una noria gigante asusta a los flamencos rosas que huyen volando por encima de las ballenas y los barcos del Danubio. Exacto: la mayor ciudad de los milagros para los españoles es… Budapest.

Y para los chinos es Szentendre, la pequeña y preciosa ciudad bohemia, medieval y barroca, situada sobre el Danubio, pocos kilómetros al norte de Budapest. El siguiente vídeo, un clip del famoso cantante Mandopop Jolin Tsai (蔡依林 Cài Yīlín), se encuentra en la web I♥Szentendre. Sus vistas son de la plaza principal con la Casa de los Comerciantes, la Cruz de los Comerciantes, la Iglesia Blagovestenska, la colina del Castillo. — Y, sí, sin duda esto es Szentendre.




Por lo menos, uno así lo cree hasta que escucha la sorprendente letra:

陽光優雅地漫步旅店的草坪
人魚在石刻牆壁彈奏著豎琴
圓弧屋頂用拉丁式的黎明
顏色曖昧的勾引 我已經開始微醺
火紅的舞衣旋轉在綠蔭小徑
連腳步都佛朗明哥的聲音
懸在窗櫺 小酒瓶晃的輕輕
對著風溫柔回應 原來愛可以寂靜

馬德里不思議 突然的想念你
彩繪玻璃前的身影 只有孤單變濃郁
馬德里不思議 突然那麼想念你
我帶著愛抒情的遠行
Los rayos del sol juguetean en el césped del pequeño hotel
la sirena esculpida en la pared de piedra tañe su arpa
techos abovedados, amanecer al estilo latino, ambigua
seducción de colores; ya estoy un poco borracha;
vestida de rojo se adentra bailando en el sombrío callejón verde
el sonido del flamenco sigue sus pasos
una pequeña botella colocada en la ventana se mece con suavidad
respondiendo a los vientos: ¡el amor puede ser esta calma!

Madrid, increíblemente, de repente te he perdido
una silueta ante el espejo pintado: la soledad se hace más intensa
Madrid, increíblemente, de repente te echo tanto de menos
Te mando mi amor a través de esta canción.

La ciudad de los milagros, desde luego, es española. Madrid cambia el Manzanares por el Danubio. Madrid, también, ciudad de los milagros.