Tapar «hormigueros»



Tonada de tapar formiguers (Tonada de tapar hormigueros)

Atropellau i feis via,
no ho poseu en conversar. (bis)

Ai, l'amo, qui us ha de pagar?

Voldria poder acurçar
sa nit i allargar es dia,

sa nit i allargar es dia.
Atropellau i feis via.
Apresuraos y corred
no lo gastéis en charlar.

¡Ay, «amo»* ¿quién os ha de pagar?

Quisiera poder acortar
la noche y alargar el día,

la noche y alargar el día.
Apresuraos y corred.

* Es el arrendatario en las fincas de Mallorca.

Estos días nuestra casa sufre una invasión de hormigas. Suele ocurrir en el verano, pero ahora hay más que nunca, se cuelan por cualquier grieta y uno las descubre marchando en procesión por los armarios, la despensa, el teclado del ordenador... Entre las muchas ocupaciones que se podían tener en el campo de Mallorca, una era tapar «hormigueros». Pero no se trata de los nidos de las hormigas, sino aquellos montones de ramas, hierbas y matojos que se cubrían de tierra en los campos de labor y se encendían. La tierra quemada, junto con la ceniza, se mezclaba luego como fertilizante. Entonces, cada actividad, sobre todo estas de verano, tenía una canción o «tonada» correspondiente (labrar, desterronar, sembrar judías, segar —con ritmos y melodías diferentes según el tipo de hoz empleada—, trillar, sacar agua del pozo, coger higos, varear los almendros, podar, prensar el aceite, sembrar arroz...). Esta de tapar los hormigueros la canta Madò Buades (1911-2007), una mujer de Sa Pobla que era un archivo de canciones tradicionales. Sa Pobla es un pueblo donde las canciones de trabajo del campo son especialmente numerosas y vivas. Canciones que muchas veces contienen una queja profunda, un arrebato amoroso o algún sobreentendido picante.



Como si se tratara de buen flamenco, el modo de cantar de Madò Buades siempre alcanza un punto sobrecogedor por su extraordinaria sensibilidad, musicalidad e imaginación. El musicólogo Rafel Moll i Serra escribe de ella que era muy notable su forma de crear versiones propias sin perder nunca el carácter particular de cada estilo:
Varía infinitamente en sus detalles de realización, como en lo concerniente a la profusa ornamentación que introduce, también libremente, y que sin duda constituye una valiosa y espontánea aportación musical, fruto de su gusto personal y de su voluntad de embellecer más o menos el canto. Además, posee verdaderas aptitudes innatas para ejecutar con agilidad, precisión y limpieza prodigiosas las más complicadas fórmulas ornamentales, desplegadas a menudo en largos grupetos y melismas, portamentos, apoyaturas, mordentes y bordaduras, que florecen arriba y abajo, de una línea melódica que frecuentemente acaba con un leve vibrato.

Como conocedora in situ de numerosas canciones de trabajo del campo de Sa Pobla, además de tener una memoria casi prodigiosa, es escrupulosa con los «puntos» —como dice ella— es decir, con la rítmica de cada tonadilla que, de manera silábica y sin un tempo regular, asocia ineludiblemente a su correspondiente trabajo en el campo. Su voz, reveladora de los estados del alma, representa el legado de una cultura que, transmitida de generación en generación, se resuelve en la expresión acrisolada y pulcra de la música de todo un pueblo, del arte de todo un pueblo.


En este vídeo se hace un rápido recorrido por su vida, con algunos testimonios de gente de Sa Pobla que la conoció, la trató y trabajó o cantó con ella:



Vale la pena escuchar estas canciones de trabajo. Aún hay gente en el campo que las canta pero cada verano van quedando menos bajo el sol. Irremediablemente, mientras las tierras de Mallorca se llenan de campos de golf (el último, Son Bosc, justo al borde de la Albufera donde los familiares de Madò Buades sembraban arroz), estas canciones solo podrán oírse en grabaciones.

Lleva a pastar a la cabra. Su ración de comida envuelta en el delantal

Un respiro en el banco de la puerta


Tonada de llaurar

Tu que llaures o saones,
o vas de cap a camí,
ramba!
ai, ves alerta amb mi, llatí!,
que hi ha ha allotes per aquí
calma, moreno!
que saps que ho son de piscones (bis)
Hou!
Tonada de labrar

Tú que labras o preparas la tierra,
o te pones en camino,
¡empuja!
¡ay, ten cuidado conmigo, latino!
que hay muchachas por aquí
¡calma, moreno!
que ya sabes lo traviesas (fisgonas) que son.
¡Hou!

Labrando con el arado fino y sembrando a voleo, aventando el grano


Tonada d'esterrossar

Perendenga, perendenga,
ja t'ho podies pensar.

Qui no s'arrisca a sa feina
quan té talent no té pa. (bis)

Ja t'ho podies pensar.
Tonada de desterronar (deshacer los terrones)

«Perendenga, perendenga»,
ya te lo podías imaginar.

Quien no se arriesga en el trabajo
cuando tiene hambre no tiene pan. (bis)

Ya te lo podías imaginar.


Con la caracola se daba aviso a los trabajadores para ir a comer


Tonada de sembrar mongetes

Terres primes de marjal,
un temps hi cantaven grins
i ara sínies i molins (bis)
hi treuen un gros capital:
patates com a poals,
mongetes com a poncins,
i es diumenges es fadrins
—i enc que no siguin molt fins—
pareixen de can Verdal. (bis)
Terres primes de marjal.
Tonada de sembrar judías

Tierras flacas de marjal (al borde de La Albufera)
en otro tiempo cantaban los grillos,
y ahora norias y molinos (bis)
sacan un gran capital:
patatas como cubos
judías como naranjas,
y los domingos los mozos solteros
—aunque no sean muy finos—
parecen de casa de los Verdal. (bis)
Tierras flacas de marjal.

Molino harinero

Noria. El burro lleva los ojos tapados con las «clucales» o grandes anteojeras de esparto


Tonada de segar amb falçó

Saps que em va dir l'amo en Ceba,
que em va ensenyar de segar?
Saps que hem va dir l'amo en Ceba?
Que entre sa terra i sa ma
sa falç just hi ha de quebre. (bis)
Saps que em va dir l'amo en Ceba?
Tonada de segar con hoz (pequeña: falce)

¿Sabes que me dijo el «amo» Ceba (cebolla)
que me enseñó a segar?
¿Sabes que me dijo el «amo» Ceba?
Que entre la tierra y la mano
solo ha de caber la hoz. (bis)
¿Sabes qué me dijo el «amo» Ceba?

Las mujeres se encargaban de marcar los dientes de la hoz («dentar»). Trabajan sobre un hueso
con un cincel («xixell») o punzón


Tonada de segar amb falcella

Es segador sa falç venta,
es sembrar se fa venir. (bis)

Al·lota que hi vols venir
a sa casa per a sempre?
A sa casa per a sempre.
Es segador sa falç venta.
Tonada de segar con guadaña

El segador aventa la guadaña,
el sembrar se hace venir. (bis)

Muchacha, ¿quieres venir
a la casa para siempre?
A la casa para siempre.
El segador aventa la guadaña.



Tonada de batre

Quan es vent damunt va entrar
fora fora!—,
va entrar i ja tenia mig batut.
Ai, mig batut! Ai, Mare de Déu de Lluc
donau-mos força i salut!
fora, fora, que ja acabam!—.
Força i salut, a noltros i a n'es bestiar.

Quan es vent damunt va entrar
damunt va entrar.
Quan es vent damunt va entrar
ja teniem mig batut.
Hou!
Tonada de trillar

Cuando el viento se nos echó encima
¡afuera, afuera!—,
entró y ya tenía medio trillado.
¡Ay, medio trillado! ¡Ay, Virgen de Lluc
dadnos fuerza y salud!
¡afuera, afuera, que ya acabamos!—.
Fuerza y salud a nosotros y a nuestros animales.

Cuando el viento se nos echó encima,
se nos echó encima.
Cuando el viento se nos echó encima,
ya teníamos medio trillado.
¡Hou!

Golpeando el grano con mazas para separarlo de la paja.


Tonada de treure aigo amb lates

Un temps en aquell portal
jo hi tenia es bé compost. (bis)

Ara ja hi pas tan rost
com s'aigo per sa canal.
Un temps en aquell portal.
Tonada de sacar agua con latas

En otro tiempo, en aquel portal
yo tenía mi bien arreglado. (bis)

Ahora ya paso tan de largo
como el agua por la canal.
En otro tiempo en aquel portal.





Tonada de collir figues

Jo tot lo dia cull figues
i no n'he menjada cap, (bis)

perquè són de la cantina,
ai, roges, i no me n'agrat.
I no n'he menjada cap.
Tonada de coger higos

Yo todo el día cojo higos
y no he comido ninguno, (bis)

porque son de la cantina
ay, rojos, y no me gustan.
Y no he comido ninguno.

Una mujer yendo a recoger higos, con el bastón para enganchar las ramas altas y el «paner»

Cañizos de higos puestos a secar




Tonada de tomar metles

La reina en es corral té (bis)
una figuera hivernenca.
Sa fruita més primerenca (bis)
es sa flor de s'ametler.

Senyor rei, jo una altra en sé:
la reina en es corral té
una figuera hivernenca.
Tonada de varear almendras

La reina en el corral tiene (bis)
una higuera inverniza.
La fruta más tempranera (bis)
es la flor del almendro.

Señor rey, yo me sé otra:
la reina en el corral tiene
una higuera inverniza.

Varear los almendros es tarea de los hombres. Las mujeres y los niños recogen las almendras caídas


Quitando la cascara seca de las almendras, antes de abrirlas


Tonada de exsecallar

Quan s'arbre no vol sa fulla (bis)
ella mateixa ja cau.
Amb una altra festejau (bis)
i a mi em campau comsavulla.

Quan s'arbre no vol sa fulla
ella mateixa ja cau.
Tonada de podar

Cuando el árbol no quiere la hoja (bis)
ella misma ya se cae.
Con otra cortejáis (bis)
y a mí me dejáis de cualquier modo.

Cuando el árbol no quiere la hoja
ella misma ya se cae.

El agua es un tesoro. Al lavar no puede desperdiciarse



Tonada de fer oli

Sa vida des tafoner
a sa taula s'adormia,
perquè de sa nit fa dia
i sempre duu sòn endarrer.

Sempre duu sòn endarrer
sa vida des tafoner.
Tonada de hacer aceite

La vida del almazarero
en su mesa se dormía,
porque de la noche hace día
y siempre lleva sueño atrasado

Siempre lleva sueño atrasado
la vida del almazarero.



Tonada de plantar arròs

Quan veig que posen bandera
es meu cor no té repòs. (bis)

Sa feina de plantar arròs
es caminar per enrera. (bis)

Quan veig que posen bandera.

En bon dia de Sant Pere
a missa no vaig anar
perquè vaig anar a plantar
arròs bomba a Sa Bufera.

Arròs bomba a Sa Bufera
en bon dia de Sant Pere.
Tonada de plantar arroz

Cuando veo que ponen la bandera
mi corazón no tiene reposo. (bis)

El trabajo de plantar arroz
es caminar hacia atrás. (bis)

Cuando veo que ponen la bandera.

En buen día de San Pedro
A misa no fui
porque fui a plantar
arroz bomba a La Albufera.

Arroz bomba a La Albufera
en buen día de San Pedro.

En los momentos de descanso cuesta poco aprovechar y trenzar cuerda


Todas las fotos son de Josep Pons Frau (1883-1952), tomadas en su mayoría entre los años 1920-40 en los alrededores de Sineu. Están sacadas del libro de G. Llompart, Mª J. Mulet y A. Ramis: Mallorca: imatge fotogràfica i etnografia, Palma, 1992. Iba con este libro en la mano cuando fui a comprar al mercado. El puesto de verduras lo lleva un matrimonio de unos sesenta años, de Vilafranca de Bonany, donde sus padres vivieron trabajando del modo que se ve en las fotos, en la gran finca de Sant Martí. Le señalé a él la dureza de aquella vida y me dijo sin dudarlo: «Sí, así hemos trabajado nosotros... Pero éramos mucho más felices». Más allá del lamento —ubi sunt?— propio de cierta edad, nos resulta muy díficil hoy hacer un balance equilibrado sobre la idea de progreso.