Pascua en Lviv



La iglesia ortodoxa de Leópolis está consagrada a la Dormición de la Virgen (Uspenska / Успенська), pero en la ciudad se la conoce como la «iglesia valaca» (Wołoska / Волоська), ya que originalmente la financió, entre 1547 y 1549, el príncipe moldavo Alexandru Lapusneanu. Después de arder por completo en 1571 fue reconstruida a partir de 1574 tal como es hoy por la cofradía de comerciantes ortodoxos de la ciudad, la Hermandad Ortodoxa Uspenska

La Hermandad, que además detentaba la imprenta ortodoxa de la ciudad y la escuela, fue fundada por los comerciantes rutenos, griegos y moldavos de Lwów en la década de 1530 para mejor resistir, por un lado, los intentos de asimilación del Patriarca de Moscú –la iglesia ortodoxa ucraniana era entonces independiente de Moscú y sujeta al Patriarca de Constantinopla– y, por el otro, a las aspiraciones de la iglesia católica polaca, que en 1596 convertiría gran parte de la iglesia ortodoxa en greco-católica, unida a Roma. El patrocinador principal de esta segunda iglesia también fue un príncipe moldavo, Ieremia Movilă, el padre del Metropolita de Kiev, Petro Mohyla, que, como hemos escrito en otra ocasión, trabajó en la creación de una iglesia ortodoxa rutena de formación occidental, y cuyo excepcional experimento acabó deshecho por las medidas de rusificación llevadas a la práctica por Pedro el Grande.

No es de extrañar, por tanto, que la apariencia de la iglesia sea diferente del modelo de iglesia rusa. En sus sesenta y cinco metros de altura, el campanario, bautizado como la Torre Korniakt en honor de su constructor, el comerciante cretense Konstantinos Korniaktos, recuerda a las torres urbanas renacentistas de Italia; y sus esculturas siguen asimismo patrones renacentistas. En continuidad con las antiguas aspiraciones de independencia, hoy pertenece de nuevo a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana autónoma, que resucitó tres veces, en 1921, 1942 y 1990 y que, a causa de la presión del Patriarcado de Moscú todavía no es reconocida por ninguna otra iglesia ortodoxa.

woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1 woloska1

En la tarde del Viernes Santo, las iglesias ortodoxa y greco-católica instalan la tumba de Cristo en sus capillas laterales. La visitan largas colas de creyentes durante toda la noche. El sábado todas las familias de la ciudad, en trajes nacionales ucranianos, se dirigen al museo al aire libre de las iglesias de madera rusinas. Allí se bendicen los alimentos que llevan en pequeñas cestas desde la mañana hasta bien entrada la tarde. Estas viandas formarán parte del almuerzo familiar del domingo, tras haber asistido la noche antes a la procesión y Misa de Resurrección. Hasta en los bufés de los hoteles encontraremos huevos o pasteles bendecidos.


Bendición de los alimentos en el museo abierto de Leópolis, 11 de abril de 2015


woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2 woloska2

La gente empieza a reunirse en la iglesia ortodoxa alrededor de las once y media. Extienden alfombras en el suelo de piedra y distribuyen las banderas procesionales. La ceremonia da inicio poco antes de la medianoche en el santo sepulcro, donde el velo con la representación de Cristo muerto se levanta y es conducido detrás del iconostasio. A medianoche se anuncia la resurrección de Cristo en medio del alborozo general y arranca la procesión por las calles de Leópolis. Volvemos a la puerta principal, que sólo se abre una vez al año, justo en esta ocasión, a petición del Patriarca que trae la buena nueva. Salimos a la una, pero podemos ver en la televisión local que la misa se prolongará hasta las cuatro de la mañana.


Procesión ortodoxa e Himno de la Resurrección, 11 de abril de 2015

woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3 woloska3