Cuna


El hotel Viuna en el pueblo de Abyaneh –o Viuna en la lengua de sus habitantes– fue proyectado como un refinado museo de historia local. Esta sensación se refuerza por el hecho de que sus amplios espacios tienen algunos objetos tradicionales en sus puntos focales, cosas que en otro tiempo tuvieron un importante papel en la vida diaria de Abyaneh. Como este carrito que, por el año 1392 pintado en él, indica que fue usado hace dos años para ofrecer zumos de fruta en la temporada veraniega por las calles de Abyaneh, es decir, Viuna. Ahora se utiliza para disponer los haft sin, las siete cosechas de la abundancia de Noruz.



¿Pero para qué sirve esta estructura?




Al principio nos pareció una cuna –pero con reservas, pues bien podría ser una falsa apreciación– porque la esencia de este artilugio es mecerse. Sin embargo, Hamid, el propietario del hotel, agitó la cabeza con una sonrisa pícara. ¿Qué otra cosa están encargadas las mujeres de mecer en la cultura tradicional?

Una ayuda inesperada nos la ofrece la foto de de Nasrollah Kasraian en el libro The nomadic peoples of Iran (2002):

«Una de las primeras labores por la mañana es espumar el yoghurt que se ha ido formando durante la noche. El cuero de cabra está suspendido con un trípode que en muchas ocasiones se dispone sobre unas brasas semi apagadas. El calor acelera el proceso de formación de la mantequilla de tres horas unas dos. De tanto en tanto se va exprimiendo la mantequilla hasta que no sale más. Aquí la muchacha vacía los restos de suero que luego será también procesado. Tribu Amala, al sur de Qir en su migración hacia la montaña, 1986.»

Quienes nos acompañen en el viaje de otoño a Irán, recuerden esto, así el querido Hamid no hará su gesto burlón, sino alzará las cejas sorprendido.


Mahsa Vahdat (Irán) & Sarah Jane Morris (Inglaterra): Alma triste – Tú, destino mío. Del álbum Canciones de Cuna del Eje del Mal (2004). El álbum fue compilado por Erik Hillestad en los países calificados por el presidente George W. Bush como «el eje del mal».